23/8/16

¿Sirven de algo los Ministerios del Ambiente?

Estos verdes se ven desde mi balcón en Ciudad de Panamá.

¿Cuánto faltará para que los borre el hormigón?


He aprendido QUÉ COSA SON los Ministerios del Ambiente... Son los sitios donde se pacta las coimas para afectar todas las áreas protegidas. se recomienda cambios en el ordenamiento territorial (a favor del hormigón), se permite que nuevas avenidas y autopistas partan en trozos parques vetustos, que acogedoras áreas residenciales, sus jardines y caminerías sean demolidos por la furia de las plazas comerciales y los rascacielos. En fin, existe el convencimiento de que los temas ambientales y la sustentabilidad son de menor relevancia que los temas financieros.

¡Cuán opuestas son esas prácticas al desiderátum de la comunidad consiente! Los estados, a través de sus Ministerios del Ambiente, deberían adquirir con premura las pocas manchas verdes que quedan en las ciudades para asegurar su conservación. Reforzar el verde (que hace tiempo está por debajo del mínimo requerido para que una ciudad respire), reforestar, ofrecer paseos y parques aquí y allá, dispersos dentro de cada barriada, bajar la densidad de edificaciones. En pocas palabras: hacer todo lo contrario de lo que ahora se hace.

Con estas convicciones, la respuesta a la pregunta que me hago desde mi balcón en Ciudad de Panamá no será nada positiva. Te veo venir, gris plano, sobre mi verde derredor.

La calidad del ambiente, que es exactamente lo mismo que el futuro de la humanidad, no depende pues de los Ministerios del Ambiente. Hemos de contar más bien con la comunidad organizada, las ONG realmente independientes (blindadas contra las presiones oficiales, privadas y civiles), los Grupos Ecológicos (que no puede ser sino extremistas, para poder enfrentar el extremismo de la corrupción y el desconocimiento que abunda, como arroz, en el sector oficial). Los Ministerios del Ambiente son más que inútiles, son perjudiciales.

25/12/15

Luna Llena en Navidad

Anoche tuvimos Luna Llena alumbrando nuestras reuniones de Navidad. En Panamá el plenilunio ocurrió a las 6 de la tarde, pero en algunos lugares del planetas fue a las 12 en punto de la noche.
La luna sobre el mar

El tema fue trajinado en la prensa y la web ¿Es acaso muy extraña esa coincidencia?, que la luna esté en su máxima expresión justo la noche de Navidad, definitivamente no. Es cierto que ocurre aproximadamente cada 30 años; pero ese mismo lapso separa las lunas llenas de cualquier día del año. Es sólo matemáticas.

El ciclo lunar es de 29 días y unas horas (realmente la luna completa su giro alrededor de la tierra en 27 días y 8 horas, pero mientras ello ocurre la tierra ha avanzado en su orbita espiralada alrededor del sol, de modo que se necesita otro par de días para que aparezca en la misma posición relativa --Este paréntesis se debe al Dr. Keshava Bhat). De aquí que en los 365 días y un cuarto del año ocurra de 12 a 13 lunas llenas. Aproximadamente una por mes. A algún mes le puede tocar dos lunas llenas; este año le tocó al mes de julio. En ocasiones a febrero no le toca ninguna y entonces otros dos meses pueden recibir el privilegio del doble plenilunio.

Un razonamiento sencillo (aunque bien informal) permite entender por qué los plenilunios de un día cualquiera dado pueden requerir un período de unos 30 años para ocurrir, veamos: cada día tiene un chance al año de recibir la luna llena; pero en cada mes hay unos 30 días esperando ese chance, ¡en 30 años seguramente le llegará su hora a cada uno! ¿Pero por qué no es exactamente 30 años, sino que puede variar? Por las fracciones, las benditas fracciones: no todos los meses tienen 30 días, no todos los años tienen el mismo número de días (éste, el 2016, tendrá un día más que el que estamos despidiendo). El ciclo lunar no es un múltiplo ni submúltiplo dentro de nuestro calendario. Las pequeñas diferencias se van sumando...

Lo que sí sería un acontecimiento mucho más extraño es luna llena un 29 de febrero, ¿Por qué? porque ese día no está siempre allí, y podría tocarle su chance de recibir el plenilunio justamente cuando no está (y en ese caso lo recibirá gustoso el primero de marzo). ¿Ocurrirá esto en el 2016? No, aunque el día 29 estará allí, la segunda luna llena del año la recibirá el 22 de febrero.

Pero en fin ¿Puede ser algo especial un plenilunio en Navidad? Mucha gente cree que sí, también la ciencia, que ahora se ha interesado por cosas menos tangibles. La luna influye sobre la vida en nuestro planeta. Hay mayor o menor magnetismo lunar, así como atracción gravitatoria, según la distancia del satélite a la tierra; hay mayor o menor luminosidad nocturna según la fase; hay cambios en la energía total recibida por la tierra (que en definitiva proviene del sol, pero que puede encontrarse a la luna en su camino). Es conocida la influencia del satélite sobre las siembras y cosechas, sobre las aves migratorias, sobre insectos, se cree que sobre las mareas, y también sobre las emociones en los seres humanos. Siendo la Navidad un tiempo de cambios emocionales -forzados por la tradición y por multitud de factores culturales- si se aúnan, una misma noche, los sentimientos de la Navidad con la influencia lunar no debe extrañar que algún sinergismo pueda hacerse presente. ¿Fue acaso esta Navidad excepcionalmente especial para Ud.?, quizá la razón estuvo en Selene.


13/11/15

La Naturaleza es Espiral



La enseñanza de Keshava Bhat sobre los movimientos "espiralados" magníficamente plasmada en esta aurora boreal.
El fenómeno, aunque se observa en la oscuridad de noche, es otra manifestación de la energía solar. ¿Por qué esos electrones, exitados por la energía del sol, se organizan en espiral?
 ¡Qué lástima que el maestro ya no está al lado de nosotros!

Bajar el libro Helical Helix (.pdf)

28/9/15

Actualizar o perecer!

¡Qué maravilla es Internet! Pero cuánto cuidado hay que tener al navegar en esas aguas. Cualquier duda la puedes resolver instantáneamente, pero nadie garantiza que esté correctamente resuelta. Internet es información "realenga". Tienes allí toda la libertad de escribir y de dejar tus "verdades" a la orden del mundo. Ese es, al mismo tiempo, la maravilla y el riesgo, la fascinación y la decepción de la web.

Claro que los optimistas corremos el riesgo: hay más maravillas que decepciones, nos decimos, y así nos lanzamos a la mar. A pesar de ese optimismo, lo que voy a narrarles habla más bien de los riesgos. Encontré ayer en Internet que el actual presidente de Panamá es Su Excelencia Ricardo Martinelli Berrocal. ¿Una simple y llana des-actualización?. Podría calificarse así si no fuera porque la información es fehaciente: la da nada menos que el Ministerio de Comercio e Industria de la República de Panamá.

Creo que cierro de una vez este post, no sin antes invitar al amable lector a que vaya a
http://www.panamaexport.gob.pa/es/perfil-de-panama.html
y averigüe allí, de manos del propio gobierno, quién es el Jefe de Estado de la República de Panamá.

26/9/15

Adiós al Blanco y Dulce Veneno

La Dulce Verdad sobre el Azúcar” publicado en “El Venezolano” año 7, No. 269. Panamá, es un artículo que pretende ¡defender el azucar blanco!.

Sabemos que de vez en cuando aparecen esos artículos, encargados quizá por industriales y comerciantes que se sienten afectados por la creciente toma de conciencia de los ciudadanos ante las malas prácticas alimentarias, pero lo que sorprende es que eso salga en el reconocido semanario “El Venezolano”, ¡y precisamente en una sección llamada “VIDA SANA”!.

El artículo de marras enreda las cosas, habla del sabor dulce, del gusto natural por lo dulce; eso está bien, pero lo que no dice es que el azúcar refinado no es legítimo representante de lo dulce. Dulces son las frutas, muchas verduras, la leche, muchas semillas, algunos tallos, las flores, la miel; en fin lo dulce nos rodea naturalmente. Pero sacarosa ultra-refinada es otra cosa. Algo de lo que debe huir todo el que se preocupe por una VIDA SANA.

La caries está directamente relacionada con la acumulación de cristales de azúcar en la boca, formando un hábitat ideal para las bacterias que carean los dientes. Esos mismos cristales causan otros daños al incrustarse en las papilas gustativas. Para empeorar las cosas, el azúcar refinado demanda calcio del organismo y ello conlleva a la descalcificación.

Todo alimento deja al final del proceso de su digestión y metabolismo cierto residuo, que puede ser ácido o alcalino. Lo ideal son los alimentos que alcalinizan. Lo indeseable son los alimentos que acidifican. El azúcar refinado es el mayor acidificante. El azúcar -como lo describe Diamond en “La Antidieta”: blanco, puro, mortal!.

Si quiere una VIDA SANA consuma azúcar natural, de los vegetales; endulce con miel, raspadura, azúcar moscabada, en menor grado azúcar morena (verdaderamente morena, no el engaño de azúcar blanca untada de melaza que a veces nos venden) pero definitivamente dígale adiós al blanco y dulce veneno.

René Dorta Franceschi